Terapia orthomolecular:

Puesto que una de las más importantes manifestaciones del envejecimiento cutáneo es la aparición de las arrugas, la aplicación mediante mesoterapia de factores de crecimiento, nos permitirá aportar principios activos que activan la regeneración celular de la piel especialmente de queratinocitos de la capa basal y fibroblastos y estimulan la producción de glicosaminoglicanos, fibras colágenas y elásticas necesarias para sustituir las estructuras alteradas, frenar el envejecimiento natural.

Su aplicación con la técnica de mesoterapia ha demostrado ser muy beneficiosa e indolora. La mesoterapia ocupa un lugar destacado en el arsenal de las terapias preventivas del envejecimiento facial y corporal. Es una técnica de administración local de los factores de crecimiento de forma segura y en dosis mínimas, que consiste en la aplicación de múltiples microinyecciones en la dermis lo cual nos permite salvar la barrera córnea cutánea.

En resumen, podemos decir que los factores de crecimiento regulan la remodelación de la epidermis y de la dermis y tienen una profunda influencia sobre la apariencia y textura de la piel. Se ha comprobado que la aplicación tópica, o la inyección subcutánea de factores de crecimiento produce fuertes cambios sobre la piel envejecida: restaura la vitalidad cutánea, aumenta su grosor, recupera la consistencia elástica, mejora la afluencia vascular, estimulando las secreciones e incrementando la tersura y apariencia de la piel, mejora las arrugas, elimina las estrías. El procedimiento consiste en la extracción de sangre del mismo paciente, la cual se le realizan diferentes procesos de centrifugación en el laboratorio bioquímico y luego por medio de mesoterapia se le vuelve a aplicar solo los factores de crecimiento que estos son el nutriente esencial para el rejuvenecimiento de la piel tanto facial como corporal.

 
 
 
Diseño y Hosting - Quality Argentina